¿Qué pasa cuando nuestra empresa se queda sin material o productos para distribuir, o vender? Lo primero que se nos podría venir a la cabeza es: “Pues, se viene abajo, no vendemos”. Respuesta correcta hasta cierto punto. Lo que pasa es que debemos reaccionar y activar ese conjunto de pasos para adquirir lo que nuestra empresa necesita. Ádemás, debemos anticipar aquel momento oportuno para hacerlo, y adelantarnos para no encontrarnos ante esta falta. Así funiona el aprovisionamiento.

Éste puede ser industrial si consumen materias primas; comerciales, si son bienes terminados; o de servicios.

Choco

Anuncios