Aquí algunos consejos (4 en cada punto) sobre cómo ahorrar energía, y por lo tanto: dinero.

1. En casa.Casa

– La más conocida por todos, pero no por ello practicada en igual medida. Utilizar el agua cuando tenga que usarse. Es decir, por ejemplo si lavo vasijas o las manos, cerrar el grifo si estoy pasando el detergente o el jabón, y abrirlo para su  posterior enjuague. Lo mismo por su queremos limpiar el auto -coche-, la mascota, etc.

– Las bombillas de luz “ahorradoras” son una buena alternativa de ahorro. Pese a su elevado precio sobre las demás, el verdadero resultado se ve a fin de mes cuando nos llega la factura. Este tipo de bombillas gastan hasta 5 veces menos que las convencionales y duran hasta 10 veces más. Encender las luces que son necesarias, si hay iluminación que proviene del exterior -sí, las ventanas- y que facilitan recoger o dejar algo en una habitación en un mínimo de tiempo, no hace falta encender la luz.

– Si tienen una portátil en casa, es conveniente que la desconectemos cuando la batería esté cargada al 100% y conectarla exclusivamente para volver a cargarla. Este proceso -el del conectado y desconectado- nos es doblemente útil porque al tiempo que ahorramos la descarga continua de energía, nos tomamos un tiempo de receso en nuestro trabajo, y así volvemos con nuevos aires. Lo mismo con los teléfonos móviles y artefactos afines. -No, la nevera no-

– Es preferible ponerse una chaqueta -casaca- encima que encender la calefacción. O, andar en polos ligeros que activar el acondicionado.

 

2. Fuera de casa.

– Para los que nos gusta conducir. Conducir de forma segura y prevenida supone una disminución del 25% de los accidentes en carretera. De modo que, a menos accidentes, menos gastos de Seguros contra accidentes, menos consumo de combustible por parte de las ambulancias, patrulleros, y la moto del tipo representante del Seguro. No es sólo eso, además se asume menos gastos en medicinas, estrés mental, problemas en el trabajo, reparación del auto, etc. -La luz amarilla, ambar, del semáforo significa “detenerse”, y no “acelerar”-.

– También, para los que somos fanáticos de salir de viaje. Es muy importante planificarlo antes de poner un pie en la calle. Es un ahorro gordo el hecho de reservar los hoteles, boletos de avión, recorridos, restaurantes, etc. con bastante tiempo de anticipación. Aparte de acceder a descuentos por temporadas, ingresamos a promociones por las fechas que hemos reservado; así, si vamos en grupo o algún evento en especial.

– Planificar la ruta antes de salir de casa. Es super útil saber a dónde vamos -por estúpido que pueda sonar-, por cuál calle o avenida dirigirnos, trazar la ruta más corta o despejada según la hora, etc.; porque nos evita dar vueltas en búsqueda de la dirección cuando nos hayamos “cerca”, lo que significa menos ahorro en combustible, y desgaste de neumáticos, frenos, líquido de frenos, etc. Además de tiempo, claro.

– Es preferible utilizar el transporte público que el particular. Utilizar el transporte público aligera los gastos diarios, inclusive si es posible dejar de utilizarlos, mejor. Si el lugar al que queremos ir se encuentra relativamente cerca, es recomendable dirigirse a pie o en bicicleta. Salir media hora antes y aprovechar la caminata para mejorar nuestro ritmo cardiaco.

 

Office 3. En la oficina o lugar de estudios.

– Si usan una computadora -ordenador de mesa- como herramienta de trabajo, lo importante es calibrar su rendimiento versus la energía que utiliza. Como por ejemplo, dejar de usarlos de vez en cuando durante unos 10 minutos, y si lo hacen más de una hora, desconectarlos por completo.

– Por otro lado, mientras se utiliza, es altamente recomendable que el brillo de la pantalla se reduzca en lo posible. Ajustar el brillo permite un ahorro entre un 15% y 20% de energía, y si es el más bajo, será del 40%.

– Yo uso mucho el Google Docs. Es una manera fácil de desarrollar documentos en grupos. Una herramienta como ésta, por ejemplo, nos ayuda a desarrollar trabajos de investigación o de presentación en grupo. Conectarse desde una cafetería o desde casa, ya con un esquema de trabajo desarrollado al salir de clases, nos ayuda a ahorrar en pasajes, desplazamientos, y tiempo -entre que nos alistamos para salir, esperar el bus, esperar a que estén todos reunidos, a esperar a ordenar las ideas, a por dónde empezar a redactar, etc.- Este tipo de herramienta nos permite ir avanzando independientemente del tiempo de los demás, siempre bajo fechas límites -y de manera sencilla-.

– Si vas a ir al trabajo, o a la universidad. Es preferible que coordinemos con un compañero o un grupo que posea un auto, para así ir juntos. Poniéndose de acuerdo en el pago del combustible, la hora de salida, el turno de conducción, el turno del auto. Por ejemplo, si tengo un auto, y algunos de mis compañeros de trabajo viven en el camino hacia él, puedo ir recogiéndolos, así también si un compañero también tiene un auto, podemos turnarnos en los días en que haremos uso de nuestro vehículos particulares. Un día el auto de él, otro día mi auto, tal día el auto del otro, etc. Esto nos ayuda en ahorrar gastos de combustible, mejora la calidad de vida, reduce el tráfico en las calles -lo que evita congestiones vehiculares- , reduce las emisiones de Co2 en el ambiente, y ahorramos tiempo, tanto en ir como en regresar a casa.

 

Y cuando tengan un poco más de tiempo, les invito a ver el siguiente video “Una verdad incómoda”, por Al Gore -No se arrepentirán-:

 
 
Espero que se les sea de ayuda. Claro está que las propuestas no son exclusivas, sino más bien inclusivas y abiertas.
 
 
@diegoganoza
 
 
 
Anuncios