A raíz de los acontecimientos producidos en el país durante los últimos años: como el nombramiento de Machu-Picchu como una de las Maravillas a nivel mundial, así también la reciente visita de los Simpsons al Cusco; el incremento de llegadas de turistas al país; entre miles más, y el esfuerzo de personas que trabajan en este “mercado” que podríamos incluso afirmar: descuidado, es que se ha creado y el Presidente García ha promulgado la nuevecita Ley General del Turismo.La catedral - Pisco

Confieso ante ustedes que aún no la he leído, mas estuve revisando algunas leyes anteriores a ella, así como reglamentos pertinentes a las diversas áreas de este sector (bajados de la página de mis amigos de TNews), como también el anteproyecto que estuvo promoviendo Mincetur (Ministerio de Comercio Exterior y Turismo) a través de su página web.

Y la constante ante todas éstas, era de qué forma nos ayudaba, a ti, a mi, a la gente del centro, norte, sur, costa, sierra, selva, al público en general e inclusive al Estado; para poder llevar a cabo “un desarrollo sostenible”. Se desprenden varias cuestiones como los alcances que tiene esta Ley 29408: que si de ella se benefician realmente aquellas poblaciones que necesitan del Turismo para sobrevivir, o solo aquellas empresas (agencias, tours operadores, etc.) que se benefician del servicio intermediario; dónde queda la responsabilidad social; se hace, con esta ley, efectiva la promoción y desarrollo de los principios que en ella se mencionan (después de todo no se está descubriendo el fuego, verdad?).

Intentaremos responder a éstas y más interrogantes conforme vayamos analizándola y viendo sus impacto en la realidad, en la práctica. Pero, por lo pronto: quién es Martín Pérez? (…).

Anuncios